Posted on

La electricidad, el poder del siglo XXI.

A comienzos del siglo XX, el vehículo a vapor ya estaba en retirada cuando los vehículos de combustible fósil les quitaba el lugar de forma definitiva. El motor a combustión se consolido como líder único alejando otras tecnologías haciéndolas menos atractivas. Hoy día, comenzando el siglo XXI, el vehículo eléctrico ha empezado a empujar la forma de transporte a tecnologías mas amigables, económicas y eficaces. Las bicicletas eléctricas, las motos eléctricas, aviones eléctricos son los pioneros, los barcos, helicópteros y vehículos eléctricos monoplaza son la segunda ola que llega con fuerza. Los sistemas de acumuladores de energía están empezando a evolucionar con gran rapidez y seguro llegaremos a encontrar formas de mejorar el almacenamiento de energía en baterías mas livianas, con menos perdidas y mas veloces al cargar. Colombia no es indiferente a esta evolución del transporte y ya en varias ciudades ruedan taxis eléctricos que prestan sus servicios al publico desde hace mas de un año. Seguro otras tecnologías de transporte eléctrico aparecerán, haciendo de la electricidad algo esencial para el funcionamiento de nuestra sociedad. En Colombia debemos impulsar el cambio, la evolución a tecnologías amigables al medioambiente es inevitable. Ya en 2014, 125 países firmaron un acuerdo en Lima durante el COP20 para reducir al año 2050 entre un 40% a un 70% de las emisiones de gases de invernadero a nivel planetario y casi a cero a finales de siglo. En otras palabras limitar el calentamiento a dos grados Celsius con lo que eliminaría al petróleo de la ecuación dándole entrada a nuevas tecnologías. Es inevitable que el petróleo pierda su valor ante semejante panorama y que quienes tienen mucho en reserva, pues salgan a venderlo a precio de oferta. La electricidad gana fuerza y será el motor del planeta en este nuevo siglo. Por eso es esencial que podamos promover formas de producción de energía que sean acorde al objetivo inicial de cuidar el medioambiente y para eso las fuentes de energía renovable son una buena solución. Obtener electricidad es muy fácil, tanto como poner un electrodo de cobre y otro de estaño en un limón conectados a un pequeño bombillo de 1,5V; pero aun falta afinar varias cosas como vida útil mayor, eficiencia de los sistemas y precios competitivos. Estamos cerca, al punto que los convencionales impulsan normatividades que limitan el uso de las energías renovables como en España. El precio de las energías renovables va en caída y se acerca a competir y reemplazar muchas fuentes convencionales de generación eléctrica.  -“Sólo hasta que se haya talado el último árbol, contaminado el último mar y muerto el último pez, el hombre entenderá que no se puede comer el dinero” -, Anónimo.

Please Login to Comment.